El buen vivir

Fotografía, vídeo, 2020. En proceso.

El buen vivir

Fotografía y vídeo, 2020. En proceso.

Durante la crisis del COVID-19 los peces volvieron a los canales de Venecia, los jabalíes bajaron hasta la Diagonal de Barcelona, y los delfines se acercaron a las costas Baleares. Después del Tsunami en Japón, en la zona arrasada por la ola, al cabo de unos meses las ostras presentaron un tamaño que jamás habían visto los pescadores de la zona.

La crisis climática, el confinamiento y la disciplina del miedo han provocado en los humanos una jerarquía de valores que tardaremos tiempo en asumir y gestionar. Dependiendo del contexto, los ritmos y valores se reajustan de diferente manera.

Mi proyecto pretende cuestionar a las personas de mi entorno más cercano, sea doméstico o sea virtual, que definen como el buen vivir, o como describirían esa jerarquía. Seleccionaré una definición de cada una de esas personas y una imagen que represente esa idea. El proyecto se formalizará en una serie de fotografías, vídeos y textos, que en estos momentos se encuentran en proceso de producción.

1 de mayo: Hace un par de días fue el día de la danza, hoy es el de la trabajadora y el domingo es el de la madre. Estas son unas frases de la coreografía que practicamos tres veces al día para recuperar la movilidad de su mano desde que empezó la fase de confinamiento.

26 de mayo: Este pájaro ha entrado en el salón de casa, después de un golpe fatal mi padre le ha intentado practicar la reanimación cardíaca.

#cuidados #biodependencia #cuerpo #afectos
Este proyecto lo estoy desarrollando en el espacio doméstico desde el confinamiento y lo seguiré formalizando en el marco de la residencia El Buen vivir en Karrantza